Cata de vinos

‘Catas y Monólogos’ bajo las almenas

Esta semana estrenamos la sección ‘Maridaje‘ de nuestro blog, y lo hacemos con una actividad muy especial que combina la degustación de vinos sorprendentes con el disfrute de un espectáculo cómico. Hablamos, como no podría ser de otra manera, de ‘Catas y Monólogos‘.

Castillo de Peñafiel

Catas y Monólogos‘ es la propuesta de ocio que cada año organiza la Diputación de Valladolid en el Museo del Vino de Peñafiel y en el Museo del Pan de Mayorga, con el fin de ofrecer durante los viernes del mes de mayo un plan que atrae tanto a los amantes de la uva como al público menos formado en el fascinante mundo de la enología.

Con un coste de 35 euros (30 para los “amigos de la provincia“), la promoción incluye el traslado en autobús desde Valladolid; una copa de bienvenida que el inscrito puede saborear mientras visita el espacio museístico donde tiene lugar el evento; una cata comentada de varios vinos y cavas o, en el caso de Mayorga, de cervezas; una cena fría a base de embutidos y canapés, y un monólogo de unos 45 minutos de duración.

Museo del vino de Peñafiel

En esta ocasión, los creadores de ‘Sopas con Honda’ elegimos la opción titulada ‘Enólogos de Castilla y León por España‘, que tuvo lugar a las 21.00 horas del día 9 de mayo en el interior del castillo peñafielense. Hasta allí nos desplazamos con un grupo de amigos, dispuestos a disfrutar de una noche especial que comenzó con una divertida puesta a prueba de nuestro sentido olfativo en la zona de identificación de olores: “¿Esto huele a regaliz?, ¿frambuesa?, ¿vainilla quizá?“.

Museo del vino

Así, tras descubrir algunos secretos de la vid y las barricas, y mientras disfrutábamos de un rosado ‘Sinfo 50 vendimias‘ galardonado como el mejor de la Comunidad en su categoría, fuimos tomando asiento en la sala habilitada para la cata. Pronto, entre los aplausos de un animado público, haría su aparición el gran protagonista de la jornada: el sumiller del Museo, Miguel Ángel Benito.

Sumilleres

Miguel Ángel, vecino de Peñafiel conocido por ser el primer formador y experto en vinos de la región,  fue una vez más el encargado de dar la bienvenida a los asistentes y de presentar a las tres personas que le iban a acompañar en la mesa durante la noche: el ponferradino Pablo Ossorio, alma de Bodegas Hispano-Suizas; el vallisoletano José Carlos García Vega, director técnico de Bodegas Calar, y el también enólogo peñafielense Ángel Luis Margüello, recién llegado a la villa desde la isla canaria de Lanzarote para dar a conocer el trabajo de Bodegas Martinón.

Fue precisamente este último especialista, Margüello, quien inauguró la cata con una ilustrativa ponencia sobre la ardua tarea de quienes recolectan la uva en territorio lanzaroteño, los llamados “viticultores conejeros“.  Y es que, sobre el terreno de aspecto lunar modelado por la lava de los volcanes, y tras librar una dura batalla por encontrar tierra de origen vegetal, los trabajadores de estos viñedos cavan hoyos en forma de embudo hasta alcanzar un punto fértil. Allí, con una profundidad que en ocasiones supera los dos metros, plantan las vides rodeados por muros de piedra circulares que construyen con el objetivo de proteger cepa y esfuerzo de la agresiva ceniza volcánica.

Viñedo en Lanzarote

Este proceso de recolección de la uva, tan diferente al de la Ribera del Duero, deja sin palabras a quien lo desconoce, además de animarle a probar las dos copas que Ángel Luis ofrece: Malvasía de Lanzarote 2013Rosado Listán Negro 2013. Nada parecido a lo que uno pueda imaginar… Sin duda, la fuerza mineral está presente en cada trago de una forma mucho más sofisticada y atractiva de lo que se espera, ante un paladar agradecido por descubrir dos variedades autóctonas de Canarias tan difíciles de saborear en la península.

Brindis Martinón

Tras este primer viaje sensorial, nuestro siguiente destino es Requena, Valencia. Esta vez, el “trayecto” lo realizamos de la mano de la Denominación de Origen Cava y de uno de sus máximos embajadores, Pablo Ossorio, quien propone un Tantum Ergo Pinot Noir 2011 y el sofisticado Tantum Ergo Chardonnay & Pinot Noir 2010.

El precio de sendas botellas (por encima de los 20 euros en tiendas especializadas), está justificado, pues mientras el primero de los espumosos rebosa una dulce intensidad con el sabor y los tonos de la fruta roja,  el segundo lleva a la nariz una delicadeza blanca con aroma de vainilla y frutos secos. En definitiva: todo un acierto para Bodegas Hispano-Suizas, que consigue rozar la perfección con ambos productos, escogidos con frecuencia por las firmas de alta gama para brindis elegantes, equilibrados y sin sobresaltos ocasionados por las burbujas.

Momento de la cata

Pasadas las 22.30 horas, cuando en las mesas comienzan a escasear los colines de pan, José Carlos García Vega cierra la degustación con la presentación de dos de los tintos que, sin duda, más darán que hablar en el panorama enológico en los próximos meses: Calar del Río Mundo 2011 y Calar del Río Mundo 2013.

Estos tempranillos, elaborados en Ciudad Real, conquistaron el viernes a los asistentes a ‘Catas y Monólogos’ por su excelente equilibrio de acidez, pero también por aquello que el propio enólogo se ocupó de destacar: “su buena estructura tánica, con notas cremosas de la madera perfectamente integrada“. Una delicia.

Vino Calar del Río Mundo 2011

De este modo, tras la clase magistral sobre algunos de los vinos más difíciles de adquirir en Castilla y León,  llega por fin el momento de la cena, servida con acierto en uno de los patios del castillo peñafielense.

Allí, bajo la luz que ilumina las almenas a medianoche, en una de las mesas dispuestas cerca de un cortador de jamón, damos buena cuenta de las empanadas de ternera al estilo mexicano, los canapés de pulpo, las tostas de gambas, el embutido ibérico y, muy especialmente, del riquísimo queso artesanal ‘Camino La Ermita’, elaborado con leche cruda de oveja en Pesquera de Duero.

Cena en el patio del castillo

Por fin, con el estómago lleno y una última copa de tinto D.O. Toro en la mano, nos disponemos a disfrutar del espectáculo cómico y, más concretamente, de la gracia gaditana de Ismael Beiro, quien (¿por qué no decirlo?) despertó durante la velada más risas de las previsibles.

Monólogo

En pocas palabras, para concluir este post, podemos asegurar que la noche de la que hablamos fue entretenida, diferente y especial… Una experiencia tan agradable que, incluso, nos permitimos el lujo de recomendar a los usuarios que se apunten a la actividad ‘El jamón de bellota y sus vinos‘, que se celebrará el 16 de mayo en Peñafiel con la participación de Pedro Llamas, o a la del 23 de mayo, ‘Cervezas El Secreto del Abad‘, con Luis Larrodera en Mayorga. Sin duda, para quien desee salir el viernes de casa,  éste será un acierto de plan. ¡Brindemos por ello!

@sopasconhonda

Anuncios