Cata de quesos

Una cata a todo color en ‘La Casa de los Quesos’

Existe un lugar en Valladolid donde los amantes del queso encuentran el espacio más adecuado para entregarse al capricho y a la gula: La Casa de los Quesos. Hasta esta tienda de nombre y oferta tan especializados nos desplazamos el viernes para participar en una cata donde la tentación, el color y los sabores se mezclan con explicaciones variadas sobre un manjar que no siempre es blanco…

Tienda de 'La Casa de los Quesos'

Bajo el creativo título ‘Flower Power: Quesos a todo color’ y con un coste de 7,50 euros por persona, la degustación comienza a las 21.00 horas en el local que desde hace tres años Óscar atiende con amabilidad, paciencia y experimentado paladar en la calle Regalado.

Momento de la cata de quesos

Entre productos gourmet, aparatos de fondue y cestas para regalo con sugerencias que van de lo tierno a lo curado, nos esperan otras diez personas (la mayoría jóvenes menores de 30 años), dispuestas a hincar el diente a cinco propuestas internacionales y, sobre todo, muy diferentes entre ellas: Emmental -Suiza-; Gouda al pesto rojo -Holanda-; Gouda al pesto verde -Holanda-; Balanchares -Andalucía-, y Shropshire Blue -Inglaterra-.

Presentación del queso Emmental

Con sus característicos agujeros y sabor, evocador de frutos secos como la nuez, el Emmental se convierte en el primer bocado de la noche, que comienza provocadora al ofrecer el famoso tesoro suizo en forma de suculentas ‘chips‘. Minutos después, tras conocer algunos detalles sobre la elaboración y singularidad del producto, viajaremos a Holanda para descubrir dos variedades de Gouda entre las que triunfa, de acuerdo con el gusto de los asistentes a la actividad, la elaborada con leche de vaca pasteurizada y albahaca fresca.

Gouda al pesto verde

Del acento especiado del pesto, en todo caso, pasamos enseguida al del aceite de oliva virgen. En él se macera con arte cordobés el Balanchares, junto a una combinación equilibrada de leche de cabra, laurel, pimienta negra y romero que convence a todo el que prueba su textura mantecosa.

Así, mientras apuramos la apuesta por lo nacional con la segunda (en algunos casos tercera) copa de Lambrusco elegido para el maridaje, esparcimos sobre pan tostado la última cuña que espera sobre la mesa: un cremoso Blue Shropshire que lleva a nuestra boca la intensidad del naranja veteado de azul.

Blue Shropshire

Finalmente, después de una hora de disfrute, Óscar nos observa curioso: “¿Qué opción os ha gustado más?“. Las respuestas se multiplican, y en mitad de un debate ameno y sin ambiguedades vamos llenando la cesta de la compra aprovechando que en esta tienda, además de productos ecológicos y ‘delicatessen’ como el paté de faisán con trufas, el pastel de centollo o la pularda de Cascajares, aún nos quedan 150 tipos de quesos artesanales por probar.

Compra gourmet

“El próximo día”, advierten desde la tienda al despedirnos, “haremos un maridaje muy diferente, probablemente con cerveza“.

No hay duda de que pronto, muy pronto, volveremos a ‘La casa de los Quesos’…

@sopasconhonda

 

Anuncios